A:BRA

Marcos Aguinis

A:BRA
19 de August de 2015 Clarín

En un acto por el fiscal, el escritor Aguinis habló de “asesinato”.

Homenaje de la agrupación Memoria Nisman.

Como todos los 18 de cada mes, la agrupación Memoria Nisman realizó ayer un acto de homenaje, a siete meses de la muerte del fiscal que acusó a la Presidenta de encubrimiento a los iraníes implicados en el atentado de la AMIA. Se hizo en el Templo Libertad, donde Sergio Bergman es rabino, lo organizó el filósofo Santiago Kovadloff y tuvo como invitados al escritor Marcos Aguinis y la ex subsecretaria para el Fortalecimiento de la Democracia, Martha Oyhanarte.

“Voy a hablar con sinceridad, diciendo el asesinato del fiscal Alberto Nisman”, comenzó Aguinis, quien destacó la “perseverancia que hace que después de siete meses exista esta reunión de reflexión, protesta, y exigencia”. Tras hacer un paralelismo con lecturas de la Biblia, denunció: “No puede haber libertad sin ley y la ley debe garantizar libertad”. Y siguió: “Un ser humano por poderoso que sea no puede estar por arriba de la ley”. Leyó la letra del tango Cambalache, por considerar“que tiene vigencia como nunca” y remarcó que “el grave problema de la Argentina es que tenemos débil memoria”, lo cual, dijo, se ve reflejado en los resultados de las elecciones.

Ante un salón completo, donde se encontraba la madre de Alberto Nisman, Sara Garfunkel, el rabino Bergman presentó la disertación, que tuvo como premisa reflexionar sobre “la relación entre la ley y el poder político en Argentina”. El diputado macrista llamó a luchar contra “la maldición de la negación y el olvido” y pidió hacerlo “sin rencor ni pidiendo venganza, sino con el derecho a la verdad; con memoria y pidiendo justicia”. “El esclarecimiento de esta causa forma parte de la necesidad de nuestra identidad cívica”, agregó Kovadloff, moderador en la charla.

“Cuando me enteré de la muerte de Nisman dije ‘¿por qué lo dejamos solo?’ Hoy, viendo lo que sigue ocurriendo, mi reflexión es que estamos todos solos”, planteó Oyhanarte, quien relató una experiencia personal “de enorme soledad ante el incumplimiento de la ley” luego del secuestro y asesinato de su esposo, Osvaldo Sivak. Así es que advirtió: “Si nosotros no promovemos como ciudadanos el cumplimiento de la ley, que es la más importante de las instituciones, nadie lo va a hacer”, y concluyó: “Tenemos que dejar de ser una democracia delegativa, donde el que gana hace lo que quiere y la gente se queda callada porque cree que lo público es de nadie.”

A:BRA